Estudiante de UdeG obtiene el mejor promedio en el Examen Nacional de Residencias Médicas

Participaron 40 mil aspirantes

l recién egresado de la licenciatura en Médico Cirujano y Partero, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Luis Felipe Aceves Arias, obtuvo el mayor puntaje del país en el Examen Nacional de Residencias Médicas (Enarm), con 87.55 puntos, colocándose como el mejor de los 40 mil aspirantes.
 

Con este resultado se hizo acreedor a una de las seis mil plazas que se ofertan para estudiar una especialidad que, en su caso, será en Medicina Interna. El universitario consideró que este logro es resultado de horas de estudio y dedicación.
 

“Me siento contento porque todo el esfuerzo que hice en este último año, desveladas, repasar temas de la carrera, rindió frutos. En el caso de mi especialidad había mil plazas para 10 mil aspirantes. Ahora estoy a un paso de convertirme en especialista y dedicarme a lo que me gusta, que es atender a la gente donde más lo necesite”, señaló.

 
Con este resultado ahora buscará hacer la especialidad en el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, en Ciudad de México, donde, de ser aceptado, iniciaría el curso de inducción en febrero próximo, y luego la especialidad de cuatro años en marzo.
 
“Tienen muy buen programa de investigación. Una vez que entre a la especialidad, buscaré superar los retos, porque es un terreno difícil que implica mucho trabajo, horas de desvelo, esfuerzo físico y mental”, apuntó Aceves Arias.
 

El gusto por la medicina lo tiene desde la niñez, le fue fomentado por su padre, de profesión pediatra y de madre, otorrinolaringóloga, quienes le inculcaron el trabajo de ser médico y de ayudar a la gente.
 

“Cuando estaba en la preparatoria mi abuelo enfermó, tenía cáncer de próstata y a su lado en sus tratamientos me nació el gusto de acompañar a la gente que está enferma. Lamentablemente, mi abuelo falleció, pero de ahí nació mi gusto”, explicó.
 

Bajo la filosofía de siempre tener humildad y empatía con la gente para poder establecer un buen diálogo y resolver sus problemas para construir una mejor sociedad, otra de las metas del universitario es formar parte de la agrupación Médicos sin Fronteras.

 
“Es un sueño que tengo desde que conocí a la asociación. Me gustó que van a lugares aislados en el mundo y ayudan en lo que se pueda a la población que lo necesita”, precisó.

 
Agradeció el que sus padres le inculcaran el hábito de estudiar, de dar su mayor esfuerzo, tener disciplina y responsabilidad; a sus maestros en el Instituto de Ciencias y de la facultad, “quienes además de enseñarme cómo ser un buen médico, me enseñaron cómo ser una buena persona y cómo tratar a las personas con empatía”, concluyó.