Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en __lambda_func() (línea 2 de /wwwdata/webanuies/www/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc(131) : runtime-created function).

El director de cine español Gonzalo Suárez recuerda a Cortázar, su amigo silencioso

Dictó una conferencia en la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar

“A diferencia de Gabriel García Márquez, a quien también conocí, Julio Cortázar hablaba poco y sopesaba lo que iba a decir antes de hablar”, dijo este martes el director de cine español Gonzalo Suárez, durante su participación en la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, como parte del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG 34).
 
En su conferencia titulada “Queremos tanto a Julio”, el también escritor Gonzalo Suárez recordó que conoció al autor de Rayuela en los años 60, durante una visita que realizó a su casa para hablar de literatura. Dijo que compartían “recíproca afinidad” por el humor y la imaginación.
 
El director de El sueño de Malinche, su película más reciente, que se estrena este mismo día en el FICG 34, contó una anécdota con Cortázar en la que el coche en el que iban se quedó parado en una calle cuesta arriba. Después de darle consejos técnicos de manejo, le dijo una frase que hasta ahora recuerda: “La ficción siempre viaja en sentido inverso a la realidad y, a veces, la alcanza. Esa reflexión me trae a la memoria una de esas inocentes preguntas que hacen los niños y que, de pronto, parecen tener fácil respuesta”, dijo el también guionista y productor.
 
Las charlas que sostuvieron en diferentes ocasiones en las ciudades de Barcelona y Madrid (en España) y París (en Francia), dejaron una huella tanto en Suárez como en Cortázar, al grado de que el primero retomó una escena vivida con el argentino en una de sus películas.
 
Relató cómo al pasar por la plaza del Centro Pompidou en París, Cortázar le mostró las ventanas pintadas de una fachada; le dijo: “Mira, eso es lo que hacemos nosotros, pintar falsas ventanas tras las que no vive nadie”.
 
“En mi película Epílogo le hice un homenaje. Senté a los actores Pepe Sacristán, Charo López y Paco Rabal ante las mismas ventanas pintadas de la plaza, y les hice preguntarse quién podría vivir al otro lado. Puede que alguno de ustedes haya visto la película que, entre otras, se ha proyectado en esta Universidad. Lamento que Julio no haya podido verla”, relató.
 
En una charla con el Director de TV UNAM y asesor del FICG, Iván Trujillo Bolio, Suárez se dio tiempo para hablar de futbol y sobre cómo un funcionario del equipo Milán, de Italia, financió su primera película en el cine, una disciplina artística a la que nunca pensó acercarse.
 
“Nunca había pensado llegar a hacer cine, ni siquiera me lo había propuesto. Había hecho teatro como actor, había escrito obras de teatro que luego quemé, afortunadamente, y había sido un espectador de cine normal, pero no tenía idea de que iba a hacer cine”, expresó.
 
“La sensación de que una ficción escrita podría trasladarse, materializarse en la pantalla, era como liberarse, era como proyectarse fuera de sí. Y cuando hice el primer corto con una cámara de 16 milímetros, me impresionó ver que algo interior podía proyectarse afuera”, concluyó.